DIGITOPUNTURA
Historia

A.D.D.A.
Comisión Directiva
Objetivos
Estatuto

ASOCIESE
Nómina de socios

ACTIVIDADES
Curso
de digitopuntura

Seminario
de capacitación


CONTACTO
Libro de visitas

INICIO
• ESTRÉS

Introducción:
Causa de disturbios y enfermedades, así es como estamos acostumbrados a considerar el estrés, una condición casi inevitable, el precio impuesto por los ritmos de la vida moderna que la sociedad nos impone.
Sin embargo el estrés caracteriza la experiencia vital de todo organismo viviente, y dentro de los límites de la soportación, es también un estímulo positivo, la “sal” de la vida.
Podemos definirlo como un “estado continuo de alerta”, estado que de por si no es patológico, sino es un fenómeno fisiológico natural: es el factor que nos incita a encontrar un equilibrio entre las continuas solicitaciones del mundo interno y externo, en relación a la historia personal y a las propias expectativas. Esto hace desencadenar dentro de nosotros los mecanismos neuroquímicos que vuelven a nuestros sentidos más receptivos, refinados, listos a evaluar cualquier situación circunstante y a responder adecuadamente a los estímulos y requerimientos del ambiente.
La vida misma es una condición de continua tensión en la que las adversidades y los eventos desagradables imponen una continua labor de adaptación y readaptación. En este sentido el estrés adquiere un valor vital, de tutela de la vida.
Pero, como puede un mecanismo creado para garantizar la supervivencia, llegar a amenazar tan gravemente nuestra vida?

Definición:
El término científico que define al Estrés es: “síndrome de adaptación”. Cuando algo en nuestro alrededor cambia, nosotros tendencialmente nos adaptamos: hay una situación de alarma inicial, una sucesiva resistencia a la cual sigue una fase de mayor o menor adaptación.
Es justamente sobre la modulación de estos tres pasajes que se juega la fisiología y la patología del estrés.

Patogenia:
Los actuales conocimientos sobre las modificaciones fisiológicas del estrés derivan de las investigaciones del Profesor Hans Selye y han llevado a la individuación de tres fases sucesivas:
Reacción de alarma.
Resistencia.
Agotamiento.
En la primera fase organismo percibe la amenaza, prende acto, reúne sus fuerzas y se prepara para una respuesta. La reacción de alarma, activada por los centros cerebrales, da comienzo a una amplia gama de modificaciones que involucran todo el organismo:
aumento de los niveles de adrenalina en la sangre,
aumento de la frecuencia cardiaca,
aumento de la glicemia,
aumento de la redistribución de flujo sanguíneo para asegurar un adecuado aporte al cerebro, al corazón, a los músculos.
En la segunda fase hay una aparente atenuación de las reacciones del sistema nervioso y endocrino, como si se hubiese verificado una adaptación al evento estresante. En realidad, los efectos del estrés continúan a afectar los recursos fisiológicos a disposición del organismo.
Si este estado perdura, se llega a la tercera y ultima fase, la del agotamiento, en la cual surgen en forma agravada los síntomas presentes en la primera fase y se produce la degeneración en patología.
Está demostrado de hecho que numerosas patologías como úlceras, insomnio, cefalea, cardiopatías sean imputables o agravadas por la exposición a situaciones prolongadas de estrés múltiple, que causan el black-out de los mecanismos adaptativos del organismo.

Como reacciona el cerebro:
Qué cosa le ocurre al cerebro cuando un estimulo nos pide de adaptarnos o de modificar nuestro comportamiento?
Dos son las áreas fundamentales involucradas: las estructuras corticales y las estructuras límbicas. La llamada neo-corteza es aquella que se ha filogenéticamente formada por última, en la que se encuentran las áreas corticales superiores, las del pensamiento, del razonamiento y del lenguaje. La conciencia, entendida como auto-conciencia del hombre se coloca entre las últimas nacidas estructuras corticales superiores. Son éstas las áreas responsables del de la elaboración cognitiva de los estímulos. Las áreas limbicas, en cambio, están involucradas en la expresión de las emociones y de los afectos.
Cuando llega un estimulo, estas dos áreas establecen como responder, activando las áreas vegetativas mas profundas, en la zona encéfalo-hipofisiaria. En respuesta a eventos estresantes, el hipotálamo estimula a la hipófisis a segregar ACTH adenocorticotrofina, hormona que induce la segregación, por parte de las glándulas suprarrenales, de glucocorticoides: las famosas hormonas del estrés. Estas modifican profundamente la respuesta inmunitaria del organismo, reduciendo la reactividad de los linfocitos T, las dimensiones y el peso del timo, la síntesis de los anticuerpos.
Por qué el sistema inmunitario se debilita?
El estrés psicológico induce además variaciones en los niveles de muchas substancias a las que es sensible el sistema inmunitario: la hormona del crecimiento GH somatotrofina , la hormona estimulante de la tiroide TSH tirotrofina, la prolactina, testosterona, occitoxina, etc.
Luego del aumento del nivel de adrenalina y noradrenalina en sangre
Se verifica un efecto inmunosopresor que, junto a una hiperactivación del sistema simpático se transforma en estado patológico, si las condiciones de estrés permanecen. Hay por lo tanto una cadena fisiológica que nos lleva a  responder las mutaciones, a los estímulos externos o internos, consintiéndonos de respetar nuestro reloj interior, nuestro modo de ser. Cuando esta serie de operaciones bioquímicas, metabólicas y hormonales, bajo presión externa o interna, se altera comienzo al estado de enfermedad. 

Factores que favorecen el estrés:

Factores biofísicos: dolor crónico, enfermedades invalidantes, contaminación acústica, condiciones ambientales hostiles o desfavorables.
Factores psicosociales: competitividad exasperada, frustraciones, sentimiento de inadecuadéz, cambios imprevistos sea negativos que positivos, etc.
Factores psicológicos individuales: todos los eventos que impiden la autonomía personal, el luto, el abandono, aumento de las responsabilidades (ascensos laborales) etc.
No estamos estresados porque nuestra vida es frenética, sino porque hemos perdido la capacidad de seguir nuestro ritmo interior.

Etiología y patogenia del estrés en la Medicina tradicional China
“El cielo dispone de los cinco elementos que gobiernan en los cinco tronos para engendrar frío, viento, calor, humedad, sequedad.”
Es importante recordar que antes de llegar a la descompensación o enfermedad, el organismo está alterado electromagnéticamente. Según la Medicina Tradicional China, estos campos electromagnéticos están unidos a una compleja red de conexiones con células, órganos, vísceras. Esta red transcurre sobre la piel: “jing Luo” o red de meridianos interconectados, Es muy sensible a los cambios eléctricos celulares, de acuerdo a la polaridad afectada (positiva o Yang/negativa o Jin) se reflejará este estado sobre la piel: bloqueo energético.
Las cinco emociones: miedo, bronca, alegría, excesivo pensamiento y tristeza, representan las modificaciones de la energía de la mente, en reacción a la percepción de mensajes emocionales transmitidos por el medio ambiente. Forman parte de la esfera de la actividad normal, y no son en si mismos agentes patógenos. Pero como consecuencia de estrés, situaciones emocionales extremas y o prolongadas, pueden provocar un desorden funcional en la secreción de neurotransmisores en el cerebro, con lo que tendremos una alteración en la energía en el cuerpo o en la sangre de los órganos o vísceras y serán el origen de la aparición de la enfermedad.
La acción patógena de las cinco emociones, al contrario de los cinco excesos (calor, humedad, sequedad, frío, viento), no precisan penetrar en el organismo, van directamente a los órganos, razón por la cual se considera a las cinco emociones como: los factores principales en las enfermedades de origen interno.
Para la Medicina Tradicional China los estados de estrés corresponden a los signos patológicos del meridiano de Vejiga+, junto a ansiedad, temor, fobia, pánico; así como también signos físicos como: trastornos del funcionamiento renal y vesical (infección urinaria, retención urinaria, disuria, micción frecuente, poliuria, anuria, hemorroides, dolor de ojos, frente, cabeza, dolor y rigidez de nuca, cuello, hombros, espalda, zona lumbar, sacra y coccígea, dolor y rigidez de rodilla, pierna tobillo y pié.

Clasificación de la energía en relación al estrés:
Energía ancestral, original o congénita:   referida a la energía vital heredada de nuestros ancestros, es decir la constitución genética, la que puede influir en la predisposición a las manifestaciones del síndrome de estrés.
Energía nutritiva de alimentación:   el meridiano de V+ se puede ver afectado por el excesivo consumo de sal y alimentos que acidifican al organismo, poca ingesta de agua con consecuente perjuicio al funcionamiento del riñón. Es necesario controlar el aporte adecuado de vitaminas naturales, sobre todo del complejo B para el correcto funcionamiento del sistema nervioso, junto al correcto aporte de aminoácidos esenciales para el equilibrio de los neurotransmisores y la regulación del sistema endocrino. Sin descuidar el consumo de fibras que regulan el funcionamiento intestinal.
Energía nutritiva de respiración:   puede ser  que la energía del pulmón, principal órgano de la respiración, se vea afectada por apertura del meridiano de Vejiga+. Esto hace que P- entre en Plenitud por exceso de Yang, pudiendo provocar respiración superficial con consecuente déficit de oxígeno en todo el organismo.
Energía de relación: energía de los rayos solares, esta energía es indispensable para la vida y una insuficiente exposición a los rayos solares Ultra Violeta cortos y medios (matutinos sobre todo en la estación estival) perjudica ciertos metabolismos orgánicos. En el caso del cuplado Vejiga+ Riñón- en el macrocosmos corresponden a la estación Invernal en la que la energía esta justamente descendida. Comprometiendo el correcto funcionamiento de los mismos.
Energía de relación: intercambio energético entre las personas con las que nos relacionamos, puede ser que no sea favorable ya en el ámbito familiar, laboral, etc... Intervienen factores psicosociales como competitividad, frustraciones, sentimientos de inadecuadéz, etc.
Energía psíquica:   es la energía de la mente y de las emociones. Cada persona afronta la realidad según su propio modo de ver las cosas: no es el evento en sí a determinar el estado de tensión, sino la capacidad de afrontarlo que la persona siente de tener. En el caso de V+ R- la energía está descendida, el voltaje alterado, la emoción que predomina es el miedo con estados de ansiedad, temor, fobia, etc. El exceso de miedo perjudica al riñón.
Energía defensiva:   referida al sistema inmunitario que en este caso por contradomonancia en el macrocosmos V+R- afecte a BP-E+, por lo tanto la eficacia de la respuesta del sistema inmunitario (bp-) se vea comprometida.
Energía telúrica:   El estrés en cuanto estado de alerta continuo: miedo, ansiedad, corresponde a la energía externa Frío, puede ser afectado por:
-Sequedad (ley de generación): abundante pérdida de orina, heces, exceso de sudoración.
- Viento (ley de agresión): mal funcionamiento del hígado, contracturas.
-Humedad (ley de dominancia): el bazo no ejerce su función de resistencia y transporte.
-Calor (ley de contradominancia): manifestaciones patológicas de “fuego en el corazón”.
-Frío causa vacío en los riñones.

Historia Clínica:
Nombre y apellido:   
Edad:  51
Sexo: F
Ocupación:  docente
Fecha y lugar de nacimiento:  
Motivo de consulta:   síndrome de estrés.
Enfermedad actual: mincción frecuente, acidez estomacal palpitaciones, contractura cervical, con nerviosismo, ansiedad, insomnio.
Antecedentes de enfermedad actual: estado perdura e hace dos semanas. Fue medicada con antiácidos.
Estado actual:
Inspección del meridiano de V+: duelen el 10, 38, 58, hasta el 67.
Inspección del meridiano de TF+: leve molestia en los puntos 2 y 3. Duelen el 15 y 17.
Diagnóstico: se sospecha bloqueo del meridiano de V+ después del punto Lo, con apertura al meridiano de TF+.
Tratamiento: desbloqueo de meridiano de V+, service Yang.  Se le aconseja al paciente procurar cambios en la calidad y regularidad de la alimentación, realizar actividad física posiblemente al aire libre. Programa semanal de sesiones de digitopuntura por al menos tres semanas.

 
ESCUELA SUPERIOR DE DIGITOPUNTURA
Protocolo de investigación: La Diabetes y los beneficios de la DIGITOPUNTURA
Proyecto: La digitopuntura en BUENAS MANOS
La ocupación del paciente: valor agregado a la HISTORIA CLINICA
 
ESTRÉS
DIABETES
ARTROSIS DE RODILLA